Estados Unidos es el más perjudicado por su salida del acuerdo de París contra el Cambio Climático