Las ciudades serán cada vez más calurosas que las zonas rurales, debido a la poca vegetación