La cuenca lacustre del Valle de México sólo conserva el 1.33 por ciento de su extensión original