Ciudad de México, ante el reto del agua