Los autos no son los principales culpables de la contaminación por ozono