La disminución de la contaminación del aire en América Latina y el Caribe puede reducir el calentamiento global, prevenir miles de muertes y beneficiar a la agricultura