La mancha urbana ha provocado más inundaciones y deslaves