El primer alunizaje, un camino con nubes y relojes