Confirma la UNAM: el cierre del hoyo en capa de ozono fue en el ártico