La expansión urbana desordenada, fondo real de la contaminación