Alerta roja: presencia de mercurio en el ambiente