Pandemia por COVID-19: ¿Un respiro para el planeta?