Contaminación del aire, aún sin control óptimo