Este es el verdadero contaminante que afecta a la CDMX