Los lagos regulaban el clima de la capital