La obesidad, ligada al calentamiento global