La lluvia erosiona y puede alterar la calidad del suelo