La doble cara de los ciclones tropicales y la gestión de riesgos