Comer menos carne, una forma de combatir el cambio climático