CAPITULO II: Los riesgos del ciclismo: Contaminación