Cambios en el clima de la Ciudad de México se deben a la pérdida de masas de agua