Cuesta muy caro a México no prevenir desastres naturales