Alberca caliente desplaza huracanes en el Atlántico